Saltar al contenido
Portada » Noticias » Charles Chaplin: El gran vagabundo del cine mudo

Charles Chaplin: El gran vagabundo del cine mudo

El Vagabundo fue el alter ego de Charlie Chaplin, y el personaje más famoso del actor, guionista y director del cine mudo.

Charles Chaplin tuvo más de un nacimiento: el primero fue en Londres, el 16 de abril de 1889. El segundo, el 7 de febrero de 1914, cuando el actor inglés interpretó por primera vez al personaje que le dio fama mundial, el vagabundo Charlot, durante el cortometraje titulado Carreras de autos para niños (Kid auto races at Venice).

Éste fue el segundo cortometraje que realizaba el actor para la productora Keystone como parte de un contrato en el que el inglés debía protagonizar una cinta a la semana.  https://www.youtube.com/embed/PKA-nMdWF6A?feature=oembed&showinfo=0&rel=0&modestbranding=1

El inolvidable vagabundo

Ataviado con zapatos y pantalones varias tallas más grandes, completó el atuendo de Charlot con un saco y su característico sombrero de bombín. Esta vestimenta le permitía, por un lado, caracterizarse como un vagabundo y, por otro, burlarse de la aristocracia al agregarle el sombrero y su ahora famoso bastón.

El humor de los cortometrajes de la Keystone se basaba en el infortunio físico: policías que resbalaban en alcantarillas, el vagabundo que se tropezaba o que recibía un duro puñetazo en el rostro.

Aunque Chaplin interpretaba todo esto de maravilla, había poco lugar para que desarrollara su verdadero potencial, en especial el estilo que lo haría famoso años más tarde, en que mezclaba la comicidad de las situaciones ridículas con momentos enternecedores que podían arrancar una lágrima a los espectadores. 

Mack Sennett, el jerarca de la productora, le daba poca libertad creativa; pero debido al éxito de sus comedias, poco a poco le otorgó mayor responsabilidad.

Luego de una docena de trabajos, el inglés comenzó a dirigir sus propias películas. Era el inicio de una nueva etapa y desde entonces Chaplin no volvería a abandonar la silla de director.

Pondría un gran énfasis en la improvisación, y ensayaría incansablemente las reacciones de sus actores hasta lograr la toma perfecta. Se dice que nunca en su carrera llegó a trabajar con un guión terminado. Simples esbozos o argumentos le daban una idea que completaba a medida que filmaba. 

Rumbo a Hollywood

Desde niño, Charles Spencer Chaplin estuvo cerca de los escenarios. Su padre, Charles Chaplin, y su madre, Hanna Smith (cuyo nombre artístico era Lily Harley), eran una pareja de cantantes que actuaban en los cabarets de la capital británica cuando tuvieron a su hijo en 1889. 

Charles padre era alcohólico y murió de cirrosis a los 37 años de edad. Fue por esas fechas que el pequeño Charles debutó en los escenarios. Su madre enfermó antes de una presentación, y el niño, de apenas siete años de edad, interpretó una de sus canciones. El público quedó cautivado, de tal manera que desde ese día, según se dice, Hanna se retiró de los escenarios y dejó al pequeño la tarea de actuar.

Sin embargo la madre y sus dos hijos, Charles y su medio hermano Stanley, eran muy pobres. En su autobiografía, Chaplin recuerda que apenas tenían para comer y que Stanley andaba sin zapatos por las calles de su barrio, el Lambeth.

Ahogada por deudas y debilitada por la mala alimentación, Hanna enloqueció y fue internada en un manicomio. Charles tenía 14 años y a partir de aquel día, él y Stanley debieron arreglárselas por sí mismos. 

Charles Chaplin cine mudo
Retrato de Charles Chaplin por Strauss-Peyton Studio, en 1920. Wikimedia Commons.

Las primeras actuaciones del futuro cineasta fueron en los mismos teatros de variedades donde sus padres solían actuar, varias de ellas con el sobrenombre de Sam Cohen.

Mientras tanto, Stanley había conseguido un lugar en la prestigiada compañía del empresario de espectáculos Fred Karno. Pronto, Stanley recomendó a su hermano para que se integrara a la troupe.

En su nuevo trabajo, Charles se enfocó en la pantomima, rubro que sería clave para su futuro éxito. Firmó su primer contrato y un año después fue parte de una gira por Estados Unidos.

Charles Chaplin: el gran mimo

Pero el cine evolucionaba, y los cortometrajes cedieron su lugar en la preferencia del público a los largometrajes, películas con duración de más de una hora.

En 1921 se estrenó El chico (The Kid), su primer largometraje, donde el actor encontró al complemento ideal en el pequeño Jackie Coogan, quien imitaba a la perfección los movimientos del cómico. Es aquí donde se aprecia con totalidad la exitosa fórmula que Chaplin aplicaría en sus siguientes películas: una historia cómica con toques de melodrama, con un equilibrio que pocos han podido conseguir en la historia del cine.

La imagen del vagabundo sentado al lado del pequeño se volvió una de las postales más recordadas en la historia del cine. 

Charles Chaplin cine mudo
Chaplin y Jackie Coogan en El chico (1921). Tras su estreno, Chaplin partió a Europa, visitando Londres, París y Berlín.

Charles Chaplin cumplía su primera década en el medio cinematográfico, años durante los cuales no tuvo un día de descanso. Fueron 69 películas en las que actuó de 1914 a 1923, periodo que culminó con su segundo largometraje, Una mujer de París (A Woman of Paris), la cual no tendría el éxito de El chico pero serviría para cerrar una primera etapa con un éxito sin precedentes e iniciar el periodo que lo consagraría. 

Además de actuar y dirigir, también producía y musicalizaba varias de sus películas.

En 1919, acompañado por algunos de los nombres más reconocidos de la industria del momento, como los actores Douglas Fairbanks y Mary Pickford, y el director David W. Griffith, autor de los primeros clásicos cinematográficos estadounidenses, Chaplin fundó United Artists, una compañía creada con el objetivo de darles la libertad creativa que les negaban los grandes estudios.  https://www.youtube.com/embed/tEaTldvIbM0?feature=oembed&showinfo=0&rel=0&modestbranding=1

El humor incómodo de Charles Chaplin

En el cine, la llegada del sonido había revolucionado un arte que durante sus primeras tres décadas se había valido sólo de la imagen. La modernidad también irrumpió en las fábricas, donde miles de empleados perdían su trabajo en favor de las máquinas, que producían con mayor velocidad.

La nueva producción en cadena, mecanizada y con un gran énfasis en la productividad –también conocida como “taylorismo”, en referencia a los postulados del ingeniero Frederick Taylor–, fueron el tema de la nueva cinta de Chaplin: Tiempos modernos. Como los viejos obreros, Chaplin se había convertido en personaje de una época anterior.

Ahora la moda era escuchar hablar a los actores, sin embargo el cómico se negó al cambio. Charlot permanecía mudo y, pese a ello, de la mano de la actriz Paulette Goddard, consiguió un éxito más y filmó otro de los grandes clásicos del cine.

Mientras tanto, en Europa los nazis tomaban fuerza y Chaplin, de origen judío, decidió tomar partido y satirizar a Adolf Hitler en El gran dictador, de 1940.

La cinta fue terminada una semana antes de la caída de Francia a manos de los nazis y el propio Hitler repudió la película. Fue prohibida por países con regímenes militares, como Argentina y España.  https://www.youtube.com/embed/67gsKbp-Wz0?feature=oembed&showinfo=0&rel=0&modestbranding=1

Pero el discurso antibelicista de Chaplin no fue bien recibido en Estados Unidos, y en 1952, cuando volvía de un viaje a Europa, le fue retirada su visa.

Charles Chaplín tuvo que volver a Europa y no puso un pie en Estados Unidos durante veinte años.

Volvería a Estados Unidos en 1972 para recibir un Oscar honorario por su carrera. Cuando subió al escenario recibió una estruendosa ovación por parte de la industria que él ayudó a forjar.

Murió en su casa, en Suiza, en la Navidad de 1977, a los 88 años de edad. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.